League Of Legends en Latinoamérica no está muriendo, lo están matando. Ya sea por impericia o dolo, todas las decisiones que han tomado las oficinas regionales y los organizadores de torneos que llevan a la más alta competencia, han sido un cúmulo de errores superpuestos que nos llevan a la situación actual.

Por @Oxaciano
Puedes leer el original acá

Uno siempre debe ser agradecido de todo aquello que lo ayuda a crecer. Por eso es que me resulta tan doloroso y antipático escribir esto. League Of Legends fue mi primer amor en el mundo online, sin lugar a dudas y desde ese lugar es que siempre estaré disponible para él. Ya sea en mi trabajo o tiempo libre. Querer o amar algo no es sólo adorarlo por lo que es, sino advertir cuando eso que uno quiere pierde su centro o esencia. Un ejemplo claro de esto fue cuando @g3rryt boicoteó el mundial de MTG. En este sentido y bajo el mismo espíritu, van estas palabras.

Es por eso, que el enero pasado decidí acercarme a Nayvia y con él, crear un proyecto nuevo de esports para hacer las cosas a mi manera en la región. Conseguimos inversión privada con dos inversores independientes de Canadá y empezamos a trabajar con toda la ambición de crear un proyecto relevante y exitoso.

El mismo tiene premisas claras: A los jugadores y entrenadores se les paga. La imagen de marca es tan importante como los resultados deportivos. Y queremos gente que su objetivo sea progresar en la profesión, no cobrar un cheque. Hasta ahí, los proyectos de esports se financian con dos cosas: ahorros/inversión y horas de vida. No hay forma de vender un producto a marcas sin antes crearlo (a menos que sea de la marca misma).

Pocos proyectos en Tier 3 han tenido esa base como premisa, y en dos de ellos participé en alguna medida: Aion y BGG. De Aion surgió una base talentosa de jugadores que hoy son el futuro de la LVP/LLA: Termo (Stone, GET) Winter (RBT/LEV) y Defu (Pampas). De BGG al menos 1 esta hoy compitiendo en LVP LeitoF (9z). Como entrenadores, en Aion me acompañó Hyena (9z), Huron (Savage/Pampas) y en BGG confío en mí para el puesto Ares (Ex XTEN Esports). Si, un coach de LLA en Tier 3. Él ya sabe, pero acá lo repito, no cabe en un párrafo lo mucho que aprecio que haya elegido trabajar con nosotros y claramente, que nadie le ofrezca algo relevante habla de el poco interés de la región en encontrar talento.

La fórmula para estos logros no es mágica. Un entrenador que tenga pericia y experiencia, pagarle lo que corresponde y darle espacio para trabajar y tomar decisiones. Dar confianza y solidez a todo el proyecto. Muchos de los que nombré que pasaron por ambos proyectos estuvieron ahí porque confiaron en mi palabra, hecho por el cual les estoy eternamente agradecido.

Circuitos nacionales

Pasando por los Circuitos Nacionales, logramos la clasificación a playoffs con mucho esfuerzo. Armamos la presentación de equipo para ser evaluada por LVP. Tenemos una empresa constituida en Argentina, un plan de marca con proyección y un plan financiero claro, pero por sobre todo, SOSTENIBLE.

Llegado a este punto, los playoffs de CN que debieran haber empezado el 30 de mayo aún no se disputan, porque no hay equipos que cumplan los requisitos mínimos que LVP dispone. PrimaT es el único 100% confirmado para participar. Extraoficialmente, parece que NOB estará también. Mientras que Knave/MUBA fue rechazado y Unstoppable Rage decidió desarmarse. ¿Y nosotros? ¿Y el torneo? Al día de hoy, no hay información al respecto.

El carácter discrecional de cómo se esta llevando adelante el proceso es una vergüenza. No han podido cumplir sus propias promesas o calendario. De ser ésta la situación, no espero circuitos nacionales el año que viene. Realizarlos sería un chiste de mal gusto sinceramente. Queda claro que no es cuestión de cumplir los requisitos que LVP dispone, sino que los mismos sean los que LVP les interesa para sí. No tengo problemas que este sea el caso, el problema es que NO HAY DONDE MÁS COMPETIR.

Al ser el LoL un circuito cerrado, si no puedes entrar dentro de él, no tienes nada que hacer como equipo. Todas las otras competencias han enfrentado el acuerdo de exclusividad que Riot Games mantiene con LVP y/o GGtech. Muchos otros tienen terror de siquiera intentarlo, basados en la esperanza de que aceptar el status quo los lleve a poder tomar de las migajas que quedan generalmente aferrados a la esperanza de poder, al menos, acariciar sus sueños. No los culpo. Por ellos es por quienes hoy alzo la voz.

A nadie parece importarle. Fueron 8 años de cambiar el sistema competitivo año a año, principalmente por disputas internas y burocráticas de Riot Games LATAM. Desde la salida del anterior Head of Esports para la región, el puesto queda vacante. Así, el gigante monstruo sin cabeza sigue destruyendo todo a su paso. Principalmente la pasión de quienes decidimos intentar hacer de esta industria una forma de vida. Queda claro entonces que el problema viene de lo más alto de la organización regional.

La situación actual del Lol es crítica y alarmante.

Los servidores de LAS/LAN han disminuido su población en ranked en general y particularmente en los segmentos más altos (D3+). La calidad de los juegos es cada vez peor y hay una epidemia descontrolada de scripts (que incluye a BR). No hay ninguna motivación mas que la costumbre, la necesidad de mantenerse fino mecánicamente, probar campeones o simplemente compulsión competitiva (subir en la ladder). La interacción se alterna entre la apatía, el fastidio o la agresión. No hay una mínima sensación de estrategia, ni de equipo, ni de compañerismo, ni de nada. Es sólo apretar los botones en la secuencia correcta en el lugar indicado.

Los circuitos nacionales tienen menos inscritos año a año. A pesar de ser un circuito abierto, hay una barrera de aprobación discrecional por LVP y las reglas de dicha aprobación no son claras. No hay nada que proteja a los equipos de que sus jugadores sean convocados por equipos de ligas superiores, ni reglas flexibles para que quienes quedan puedan competir por el ascenso sin penalizaciones.

Las ligas nacionales carecen de relevancia. Hay una diferencia abismal de nivel entre los primeros puestos y los últimos. Pocos pueden ser sustentables por ingresos propios y compiten directamente por las marcas con las ligas. Sólo la mitad de los equipos pagan por los servicios de los jugadores. La falta de pagos hace que el ELO boosting (actividad ilegal según los TOS de LoL) sea 4 veces más rentable que jugar competitivo. Muchos de esos jugadores lo hacen a la par de su actividad deportiva, para cubrir la falta de ingresos que ésta conlleva. No hay ningún incentivo deportivo para jugar más allá de la promoción a la próxima categoría. El calendario competitivo dura apenas 6 meses (Enero a Agosto), quedando vacío el resto del tiempo.

La LLA ha bajado su audiencia un 38% desde su pico en el clausura 2020. 6/8 equipos en la liga han optado por elegir jugadores de otras partes del mundo en una región que tiene entre 65(1) y 325 (2) millones de potenciales jugadores de LoL. Hay sólo 2 debutantes en la liga entre 40 jugadores. Entre las 4 últimas presentaciones internacionales el representante de LATAM aparece consistentemente entre los 3 peores equipos en casi todas las estadísticas relevantes. En el último tiempo, 2 equipos han perdido el lugar en la promoción/relegación de la competencia (más otro que fue adquirido por otra empresa).

Queda claro en la sucesión que el efecto de no pensar o preocuparse por las bases, repercute directamente en lo que se pretende cuidar. Hoy, sólo se ve en la máxima liga de la región un espectáculo circense con diferentes marcas que incendian billetes con el sólo objeto de hacer una fogata. Los únicos que salvan este espectáculo del ridículo son los denigrados talentos en cámara, que intentan ponerle seriedad y humor a una debacle espantosa.

League Of Legends en LATAM no esta muriendo, lo están matando. Ya sea por impericia o dolo, todas las decisiones que han tomado las oficinas regionales y los organizadores de torneos que llevan a la más alta competencia, han sido un cúmulo de errores superpuestos que nos llevan a la situación actual.

Puedes enviar tu columna de opinión a contacto@prensalol.com. La opiniones vertidas en esta columna no representan necesariamente el pensamiento de Prensa Esports ni de su equipo de colaboradores. No obstante, Prensa Esports se reserva el derecho de edición y adaptación del texto para fines prácticos.